El cambio y cómo afrontarlo como empresario

By in
577
El cambio y cómo afrontarlo como empresario

Cada vez se encuentran más empresas nuevas e innovadoras, con productos diferentes a que estamos acostumbrados, sin embargo, muchas veces ofrecen una gran utilidad o facilitan tareas de día en día. Tienen dudas sobre el cambio y cómo afrontarlo, ¿Pero qué sucede con las empresas que ya existen?, o ¿que ya existen durante varias generaciones? ¿Es necesario crear nuevas empresas para tener éxito en el mundo de hoy?

La clave no es crear simplemente algo nuevo, si no como afrontar el cambio. Esta es la pregunta que se hacen muchos empresarios y sus directivos. 

¿Cómo lograr mejores objetivos en tiempos tan cambiantes? 

Nos encontramos frecuentemente con la motivación clásica que siempre hay que trabajar más o más horas, contratar más personal, ejecutar más tareas, más de todo. Sin embargo, esa forma de pensar, puede crear un exceso de gastos en la empresa, tanto en energía como económicamente.

La clave es no hacer más y más, sino hacer mejor. Esta idea compagina con el lema japonés, “Kaizen” lo que representa la continua mejora, tanto de procesos como de los productos. No es siempre necesario aumentar esfuerzos, si no cambiar el enfoque y mejorar operativos existentes. Se trata de eliminar actividades innecesarias y contraproducentes, y concentrarse en operaciones que agregan valor a los productos o servicios ofrecidos.

¿Como lograr este cambio de paradigma?

Desafortunadamente casi todos los expertos en la materia, dicen lo mismo “El cambio siempre duele” Es decir que generalmente, el ser humano demuestra una resistencia al cambio y se busca la rutina.

El ser humano busca por defecto su zona de confort, done se siente “a salvo”, aunque no siempre es el dónde actúa con la mayor productividad, ni tampoco logra los mejores resultados. Einstein ya definió en su tiempo, que “Para lograr resultados diferentes, hay que tomar actuar diferente”.

Una posible solución para estos paradigmas es, entrenarse a aceptar retos y desafíos, tanto al nivel personal como empresarial. La cultura de la empresa debe de apoyar e incluso fomentar esa mentalidad para transmitirlo los miembros de la organización.

Se tiene que crear un ambiente, en lo cual no se teme hacer errores, sin embargo, donde se aprende de ellos. Esta filosofía, crea un ambiente corporativo abierto a nuevas ideas usando el cambio constante para una continua mejora.

Un gran método es la regla “N+1”. La clave del cambio y cómo afrontarlo

Aunque me caigo “N” veces, la clave es levantarse 1 vez más y seguir intentándolo. Normalmente los mandos directivos no están involucrados en la operativa de una empresa. Se trata de hacer decisiones, evaluar opciones y elegir la más adecuada para seguir la estrategia de la empresa y a base de ellos conseguir los objetivos fijados.

Sin embargo, la mentalidad de los líderes de una empresa, tiene un papel importante, ya que de ellos depende si se usan los recursos con eficaz y de las decisiones estratégicas de las empresas.

La transformación digital y el avance tecnológico, es un hecho las empresas y sus miembros se tienen que adaptar y superar para sobrevivir. Pero ese cambio no fue fomentado solo por los avances tecnológicos, si no por el cambio de la mentalidad, el cambio de los paradigmas y la forma de cómo hacer negocios.

Es esencial “subirse a este barco”, para mantenerse en el mercado y ser competitivo. La historia habla por en sí, cuando las empresas no se querían adaptar y perdieron la oportunidad, y el resultado era que desaparecieron. Podemos encontrar múltiples ejemplos de empresas que fueron multinacionales con facturación de miles de millones de euros como Blockbuster (que no pudo con las películas online), Pan Am (la icónica aerolínea) o Olivetti (la máquina de escribir que no pudo adaptarse al ordenador)

Un ejemplo más cercano son las fábricas de chocolate, antes existía en la región de Valencia la ruta de chocolate y se crearon decenas de fábricas, especializados en productos a base de cacao. Sin embargo, con el cambio industrial la mayoría de ellos se cerraron al cambio, y no aceptaron la oportunidad de juntarse con los demás para crear sinergias e implementar los avances.

El resultado era, que prácticamente solo sobrevivieron algunas empresas chocolateras en la región, las que se adaptaron al cambio y supieron reinventarse, los demás desaparecieron.

Como afrontar el cambio en la empresa

Podemos encontrar diferentes resistencias en nuestras empresas ante del cambio y cómo afrontarlo, el miedo, la búsqueda de la seguridad y sesgos predeterminados y generacionales. Todos se influyen y controlan por nuestras emociones y creencias. 

El miedo nace por el deseo de querer algo y en caso de su obtenerlo el de perderlo

Originalmente el miedo protege, ante situaciones de peligro inicia ciertos procesos químicos que producen adrenalina, lo que aumenta la capacidad física y altera el estado emocional durante un corto periodo. Es decir que el miedo puede ser utilizado como una alerta para actuar y solucionar en ciertas situaciones.

Sin embargo, existe la posibilidad que el miedo se convierte en un factor paralizador, sobre todo en situaciones que causan un exceso de miedo. Ahí es cuando esas emociones positivas se neutralizan y el miedo se bloquea las personas lo que les hace contraproducente, es decir que pierden su eficiencia.

Ese “Miedo” viene junto con la búsqueda de la seguridad psicológica. Está comprobado científicamente que personas que se exponen continuamente a un exceso de estrés, pierden su productividad. Como mencionado anteriormente, el ser humano busca siempre su zona de confort, lo que equivale a un entorno que le brinda seguridad.

La pirámide de la jerarquía de las necesidades humanas de Abraham Maslow sobre el cambio y cómo afrontarlo

Se basa en la teoría que existen diferentes niveles de necesidades influyendo en la motivación de las personas. Una vez satisfecho la necesidad más básica, se desarrolla más ambiciones y se anhela el alcance del siguiente nivel. En cuanto más nivel están satisfechos, más seguridad psicológica se consigue.

El trabajo/empleo se posiciona en el segundo nivel de la pirámide, lo que explica porque influye bastante en la seguridad psicológica. Si la incertidumbre y el miedo priman continuamente en el entorno laboral, las personas no pueden alcanzar un nivel óptimo de productividad.

Es responsabilidad de los líderes de una organización de crear espacios de aprendizaje, donde se valora el feedback e ideas nuevas, un ambiente sin miedo de equivocarse, donde se puede hablar de los errores cometidos y aprender de ellos.

Otro factor que puede obstaculizar son sesgos inconscientes predeterminados y generacionales. Según un estudio de Kahneman el cerebro suele copiar inconscientemente, es decir que se adopta hábitos del entorno y se repite sin darse cuenta. Las personas son influenciadas entre otros factores por la sociedad, valores aprendidos en la infancia y por la religión/orientación espiritual, lo cual lleva a la repetición de lo aprendido. Sin duda también influye la cultura empresarial.

En una empresa donde se transmite a sus trabajadores una mentalidad rígida y estricta, no se puede esperar que las personas actúan en contra de ella. La clave es identificar de donde viene la mentalidad rígida y trabajarla. Por eso es importante que, en la manera posible, se adecuan los valores de la empresa con los del trabajador, en caso contrario, tarde o temprano se crea una distorsión la cual compromete la productividad del trabajador y la empresa.

Gracias por tu tiempo y no olvides ponerte en contacto conmigo en el área de servicios estratégicos de Recursos Humanos o en a través del siguiente enlace.

¡El cambio y cómo afrontarlo nos presenta cada día oportunidades de negocio!

 

54321
(0 votes. Average 0 of 5)
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.