SECTORES - Transporte

SECTOR - Transporte

La industria del transporte en España es uno de los pilares fundamentales para la economía y de su crecimiento, ya sea mediante transporte de mercancías mueven cientos de millones de toneladas de productos, como son alimentos, coches, animales, papel, tanto en territorio nacional como a nivel internacional. No solo cuenta el transporte de los bienes, sino también transporte de personas. El transporte es un factor clave para el desplazamiento laboral, ocio o de turismo, tanto para personas que necesitan desplazarse, como las empresas que se dedican a la importación o exportación de productos.

Podemos calificar el transporte en 3 medios, terrestre, aéreo o marítimo tanto para personas, como para productos.  El desplazamiento de personas tiene un gran vínculo con el turismo, una de las fuentes de ingresos más importantes para el PIB de España. Los aeropuertos de destinos turísticos causan un gran impacto al sector. Por ejemplo, el aeropuerto de Alicante es después de Palma de Mallorca y Málaga uno de los más frecuentados en toda España, sobre todo en temporadas altas de verano.

Barcelona toma un rol muy importante respecto al transporte de productos, ya que su puerto marítimo es uno de los más grandes e importantes de Europa. Desde el despacho de contenedores completos o envíos pequeños por mensajería, la mayoría de los productos pasan por este puerto marítimo. También por la vía terrestre pasan camiones a los demás países de Europa o a destinos aún más lejanos, para nombrar unos cuantos, como Francia, Alemania, Inglaterra y muchos más.

La creación de la Unión Europea ha abierto literalmente muchas fronteras y agilizado muchos trámites para el negocio de la importación e exportación. No solo las empresas dependen de una gestión fácil, rápida y beneficiosa del transporte con pocas barreras burocráticas y aranceles razonables, sino también la economía, ya que si negocio del transporte pierde su atractivo lucrativo y el PIB del país sufrirá directamente las consecuencias. Como en otros sectores, el transporte también está sometido a las consecuencias de la incertidumbre que conllevan cambios políticos y normativos, ya que no se sabe con plena seguridad todo el impacto que tendrá a las empresas en los próximos años. Es imprescindible crear un equipo de Recursos Humanos fuerte y eficiente, capaz de reaccionar y adaptarse a factores externos de la empresa y a circunstancias del mercado.

He colaborado en diferentes proyectos para profesionalizar las empresas familiares, optimizando sus recursos disponibles, tanto a nivel de Recursos Humanos como en protocolos sucesión familiar. Pudiendo destacar algunos proyectos en empresas de transporte de pasajeros y de empresas de plataformas logísticas con vehículos propios. Desde la experiencia, el éxito de este tipo de empresas es que se encuentre un equipo altamente motivado y preparado para los requisitos que nos esperan los próximos años, como son los cambios tecnológicos, normativos y culturales.