La prueba en la demanda por acoso laboral y acoso sexual en el trabajo

By in
213
La prueba en la demanda por acoso laboral y acoso sexual en el trabajo

Cada vez que un trabajador de una empresa, plantea demandar a su empresa y/o compañeros por derechos fundamentales (por ejemplo, demanda por acoso laboral y/o sexual). Se suele dar con la con la adversidad, de poder demostrar las acciones de hostigamiento, que se ha sufrido en la empresa. 

Algunas de las acciones, que pueden haber llevado tanto por dirección de la empresa y/o compañeros (tanto jerárquicamente superiores, como inferiores), e incluso proveedores, que pueden dar lugar a un posible acoso laboral y/o sexual, son:

  • Aislamiento del trabajador en su puesto de trabajo. Como son, impedir las relaciones personales con otros compañeros de trabajo, clientes, no poder dirigirles la palabra, etc.
  • Agresiones físicas, insultos, vejaciones, faltas de respeto, etc.
  • Cambio de funciones y responsabilidades a otras tareas que no corresponde a su categoría. Como son tareas innecesarias o impidiendo el acceso a los elementos necesarios para el trabajo.
  • Represalias por haber reclamado, por ejemplo, un derecho laboral.
  • Comentarios sexualizados, no consentidos por la víctima.
  • Propuestas sexuales, contacto físico sexual no deseado, etc.

Debemos que tener en cuenta, para que sea calificado como acoso laboral y/o acoso sexual, se tendrá que ver hecho por hecho. Ya que dependerá en algunos casos, por su intensidad, como por su tiempo continuado, que se han producido a la víctima.

La prueba en los juicios de acoso laboral y/o acoso sexual

Para que sea demostrado judicialmente estos hechos, es de vital importancia la prueba, para demostrar los casos no deseados. Tanto por parte de sus superiores, compañeros de trabajo e incluso subordinados, hacia los trabajadores y las trabajadoras.

Debido a la naturaleza y a las características de las actuaciones por acoso, no se producen de forma abierta y delante de testigos, normalmente se produce en la intimidad entre el acosador y la víctima. Por eso, la dificultad probatoria, ante los Juzgados de lo Social de estos casos.

El legislador y progresivamente los tribunales, cuando existe una vulneración de los Derechos Fundamentales (Recogidos en nuestra Constitución Española), como suele suceder en los casos de acoso laboral y acoso sexual. La víctima, debe aportar “indicios suficientes” de dicho acoso en el trabajo, acreditando al menos, la sospecha razonable, que se ha producido.

Una vez planteado y aportadas dichas pruebas (aunque como hemos comentado anteriormente, probar el acoso es difícil, si no se tiene pruebas), será la empresa y/o acosadores  los que deben de  demostrar, que no ha existido dicho acoso.

Además de demostrar, si se han aplicado correctamente todos los medios razonables para evitar dichas situaciones. Como los protocolos de acoso laboral y sexual, que son obligatorios para todas las empresas.

¿Cómo se puede demostrar documentalmente el hostigamiento laboral y/o sexual?

Es una de las situaciones más importantes, incluso antes de presentar demanda en el Juzgado de lo Social, por Vulneración de Derechos Fundamentales.

La recopilación de pruebas donde nos encontramos en un caso de acoso laboral y/o acoso sexual es esencial. Para que la sentencia, sea favorable para la víctima, quedando así, totalmente acreditada, la situación vivida por la víctima en la empresa.

En este sentido, los juzgados han reconocido la validez y licitud de diferentes pruebas como las grabaciones de conversaciones, entre el presunto acosador y la víctima, conversaciones de WhatsApp y correos electrónicos.

Sin que suponga ningún impedimento legal, la práctica de la prueba, siempre que se ha de logar lícitamente, como es participar en la conversación o sea destinatario la víctima de dichos mensajes. Como son el mandar mensajes denigrantes y amenazantes, siendo una conducta hostil contra el trabajador o trabajadora. Además, se considera entre otros, el acoso las amenazas, insultos, comentarios de índole sexual, comentarios despectivos.

El procedimiento para denunciar el acoso laboral y/o sexual

Una vez recogida dichas pruebas, es importante poner en conocimiento a la dirección de la empresa, para que active el protocolo de acoso laboral y/o acoso sexual y que elabore un informe sobre la valoración de dichos actos.

La denuncia ante la dirección de la empresa, no impide actuar ante otras vías como la Inspección de Trabajo o la Jurisdicción Social. Que nos permitirá utilizar, otra serie de pruebas para demostrar el acoso laboral y/o sexual. Como son el interrogatorio del presunto acosador, testigos de clientes o compañeros de trabajo, los informes periciales y los diferentes informes del Servicio Público de Salud, que acrediten el deterioro de la salud de la víctima.

Para que el caso judicial tenga las máximas garantías de éxito posible, es importante que te pongas en manos de un experto en materia de Derecho Laboral y en Prevención de Riesgos Laborales, para que te pueda asesorarte en todo el procedimiento judicial. 

Si tienes cualquier cuestión al respecto, no dudes en ponerte en contacto conmigo, dispongo de una larga trayectoria de procedimientos judiciales sobre acoso laboral y acoso sexual en el ámbito laboral. Dispongo de despacho en Alicante, Elche y Murcia.

54321
(2 votes. Average 5 of 5)
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *