El protocolo de acoso laboral y sexual. ¿Es obligatorio en las empresas?

By in
961
El protocolo de acoso laboral y sexual. ¿Es obligatorio en las empresas?

Según un estudio de la Asociación contra el Acoso Psicológico y Moral en el Trabajo en España, el 15% de los trabajadores sufre acciones de acoso laboral o mobbing. Es decir, de cada 25 trabajadores casi 4 trabajadores sufre comportamientos de hostigamiento y/o amenazadores en su puesto de trabajo. Por eso es importante tener implantado, un adecuado protocolo de acoso laboral. 

Lo primero que debemos destacar, es que existe un marco normativo que obliga a las empresas a prevenir, proteger y combatir toda conducta de acoso laboral y sexual en el trabajo.

¿Desde cuando existe la obligación de tener un protocolo de acoso laboral y sexual?

Ya existía esa obligación desde la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. La cual ya obligaba a las empresas el deber y mejorar las condiciones de trabajo. Esta Ley no es solamente para reducir y prevenir los accidentes físicos, sino también para los riesgos psicosociales.

Esta Ley ha sido desarrollada normativamente y actualmente podemos destacar el Real Decreto-Ley 6/2019, de 1 de marzo, la Ley Orgánica 7/2007 sobre la Igualdad de los hombres y mujeres y el Real Decreto 901/2020, de 13 de octubre, por el que se regulan los planes de igualdad y su registro y se modifica el Real Decreto 713/2010, de 28 de mayo, sobre registro y depósito de convenios y acuerdos colectivos de trabajo. Los cuales hacen especial mención, sobre el protocolo de acoso sexual y por razón de sexo.

Por todo ello, la empresa (aunque tenga solamente un/a trabajador/a) tiene una serie de obligaciones, para la elaboración de protocolos de conductas y actuaciones frente al acoso. Tanto laboral, como sexual y de cualquier forma de discriminación en el trabajo.

¿Cuál es el objetivo del protocolo de acoso laboral y acoso laboral?

El objetivo de estas normativas y de las empresas, es de generar un ambiente que respete los derechos de los trabajadores y trabajadoras. Eliminando cualquier forma de acoso o discriminación, que provoquen situaciones no deseadas e incluso que deben ser perseguidas en la Jurisdicción Social o Penal. Tener en la organización un adecuado manual de conducta, nos ayudará a prevenir y detectar estos comportamientos.

Es importante conocer, que cada día son más frecuentes las diferentes sentencias que condenan a las empresas, tanto en la Jurisdicción Social como en la Penal. Ya que han tolerado o que no tienen protocolo para prevenir este tipo de situaciones.

Además, de las respectivas sanciones adicionales tipificadas en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social (LISOS) como Infracción Muy Grave. Que pueden oscilar con multas para la empresa, entre 6.251.-€ a 187.515.-€.

La responsabilidad de las empresas es establecer protocolos para evitar y frenar este tipo de acciones, que perjudican tanto a los trabajadores, como a la empresa. Implantar un protocolo eficaz y conocido por todos los integrantes de las empresas, es de vital importancia para reducir los efectos generados por las situaciones no deseadas.

Tener un plan de actuación es imprescindible para prevenir el mobbing y acoso sexual

Por todo ello, es más importante que nunca tener un plan de actuación que permitan prevenir y detectar conductas no deseadas adecuados a los riesgos psicosociales. Además de mejorar las condiciones laborales de nuestros empleados y que no se vea afectada negativamente la reputación de la empresa.

Con ello se logrará una manera efectiva a las denuncias. En caso de que se produzca una presunta situación de acoso laboralacoso sexual. La persona afectada describirá los hechos, fechas, presuntos acosadores, pruebas y testigos que han presentado la situación.

Cuanta más información facilite la persona afectada para esclarecer los hechos, más fácil podrá tomar la organización una adecuada decisión al respecto.

En caso de que el instructor designado detecte una situación no deseada  o no permitida por la organización. El instructor tomará acciones disciplinarias, para depurar responsabilidades al respecto o su archivo.

Siempre es importante que las empresas sean proactivas ante este tipo de situaciones y elaborar protocolos de acoso laboral y sexual. Adaptados a medida, a cada tipo de empresas, para evitar todas aquellas conductas que influyen en la salud de los trabajadores.

Si tienes cualquier duda al respecto, sobre el protocolo de acoso laboral y acoso sexual. Contacta conmigo sin ningún compromiso, soy experto en Derecho Laboral y Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales. Estoy para ayudarte, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

54321
(2 votes. Average 5 of 5)
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *